Daan Westenbrink, académico del University Medical Center Groningen (UMCG), Países Bajos y colaborador internacional de ACCDiS se adjudicó recientemente el financiamiento para investigación Dekker, otorgado por Hartstichting, la Asociación de Cardiología de dicho país.

El experto en insuficiencia cardiaca fue una de las diez personas reconocidas con este fondo en Países Bajos, que utilizará para estudiar si la administración de cetonas da más energía a los pacientes que padecen dicha afección. Investigaciones recientes han demostrado que las células del músculo cardíaco de pacientes con insuficiencia cardíaca cambian frente al uso de cetonas. Este es un poderoso combustible que también usan atletas profesionales para mejorar su rendimiento.

El equipo de trabajo beneficiado con esta subvención está dirigido por el Dr. Westenbrink y cuenta entre sus integrantes al Dr. Mario Pavez-Giani, colaborador de ACCDiS que se encuentra actualmente en Países Bajos desarrollando su carrera como investigador.

Consultado por este importante reconocimiento, el Dr. Pavez-Giani señaló que “la relevancia de esta investigación, encabezada por el Dr. Westenbrink, se centra principalmente en estudiar nuevas estrategias terapéuticas que permitan una mejor calidad de vida para personas que padecen este tipo de condición. Si bien se aborda desde un punto de vista predominantemente clínico, nuestra labor se focaliza en poder describir los mecanismos moleculares, específicamente de las mitocondrias que se encuentran alterados en el desarrollo de la insuficiencia cardiaca -una de las patologías más predominantes en el mundo entero- y cómo estas bebidas cetónicas intervienen en dichos procesos energéticos de las células cardiacas. Sin lugar a dudas, este fondo nos permite ampliar nuestro horizonte investigativo, además de fortalecer colaboraciones interdisciplinares y buscar nuevos nodos en común con centros extranjeros como lo es ACCDIS”. 

Energía extra para pacientes con insuficiencia cardíaca

Las bebidas cetónicas o cetonas son populares entre los ciclistas y otros atletas, debido a que al tomarlas se obtiene mucha energía extra. El Dr. Daan Westenbrink, cardiólogo del UMCG, está investigando si los pacientes con insuficiencia cardíaca también obtienen más energía de las bebidas cetonas.

Normalmente, el corazón utiliza principalmente ácidos grasos y un poco de glucosa como combustible. Pero en pacientes con insuficiencia cardíaca, las mitocondrias -fábricas de energía del corazón- se encuentran dañadas. Como resultado, el corazón ya no puede usar estos combustibles adecuadamente y se produce una escasez de energía.

“Investigaciones anteriores muestran que las mitocondrias dañadas de pacientes con insuficiencia cardíaca cambian al uso de cuerpos cetónicos”, dice Westenbrink. “Las cetonas son un combustible altamente eficiente específico para el cuerpo que el hígado produce a partir de ácidos grasos después de haber realizado esfuerzos extremos y a largo plazo o haber ayunado durante un período prolongado. El cuerpo entra, por así decirlo, en el modo de supervivencia; es energéticamente eficiente. Lo mismo se aplica al metabolismo energético en pacientes con insuficiencia cardíaca; también está en el modo de supervivencia”, añade el científico.

Por ello, la idea de Westenbrink y su equipo es aumentar significativamente la disponibilidad de cuerpos cetónicos en el cuerpo de los pacientes con insuficiencia cardíaca. No a través del esfuerzo extremo, el ayuno a largo plazo o una dieta cetogénica especial, sino dándoles una bebida de cetonas, al igual que los ciclistas. Como resultado, el corazón recibe más energía y también el cuerpo, según comenta el investigador neerlandés.

Daan Westenbrink, colaborador internacional ACCDiS

Desarrollo de la investigación

En la primera parte del estudio se les dará a los pacientes con insuficiencia cardíaca una bebida de cetonas, mientras se les realiza una prueba de bicicleta en un escáner de resonancia magnética.

“Hacemos esto en colaboración con Jeroen Jeneson del Centro de Neuro Imaging de UMCG, quien ha desarrollado una técnica especial de resonancia magnética que nos permite medir la producción de energía de las mitocondrias musculares en vivo y durante el ejercicio. Esperamos que la bebida de cetonas evite la pérdida de energía y la acidificación durante el ejercicio y acelere la recuperación de energía después del ejercicio. También tomamos micro-piezas musculares para ver qué hacen las cetonas en las células musculares para que podamos entender el mecanismo”, agrega el investigador.

La segunda parte de la investigación es sobre un medicamento para pacientes diabéticos. Un grupo de pacientes con insuficiencia cardíaca sin diabetes recibirá este medicamento. Este medicamento hace que el cuerpo excrete glucosa a través de la orina.

“Esto estimula al corazón a usar más cetonas como combustible”, dice Westenbrink. “El metabolismo del corazón también puede usar mejor las cetonas. Estamos investigando si los pacientes con insuficiencia cardíaca que toman este medicamento pueden hacer mejores esfuerzos “, agrega.

Westenbrink espera que con su investigación pueda contribuir a la calidad de vida de los pacientes con insuficiencia cardíaca. “La mayoría de los tratamientos están dirigidos a personas que viven más tiempo y que ingresan al hospital con menos frecuencia. Eso es, por supuesto, muy importante. Pero también hay una atención creciente para mejorar las quejas. Como cardiólogo, veo y escucho cómo deben vivir los pacientes con insuficiencia cardíaca. Con esta investigación, espero poder ampliar sus opciones”, señala.

Las becas Dekker llevan el nombre del Dr. E. Dekker, ex director de la Heart Foundation e iniciador de la asistencia civil en caso de un paro cardíaco. Las becas son personales y están destinadas a ayudar a investigadores cardiovasculares talentosos a establecer y desarrollar su propia línea de investigación. Westenbrink ya recibió una subvención de Dekker cuando todavía estaba entrenando como cardiólogo. Recibió una beca Veni hace tres años por su investigación sobre insuficiencia cardíaca y mitocondrias.

Daan Westenbrink y Mario Pavez-Giani, colaboradores ACCDiS

Texto: ACCDiS / Hartstichting / UMCG – Imagen: UMCG / Mario Pavez-Giani